Top 5: Heladerías de Buenos Aires

Food & Drink - 07/01/2016

Es verano, hace calor, nada mejor que tomar un helado bien rico y fresco. Pero en una ciudad en la que parece que hay una heladería por cuadra se hace difícil elegir. Inrocks Style viene al rescate con un top 5 de heladerías porteñas.

Vasalissa Chocolatier
Ir cualquiera de los locales de Vasalissa es como estar en el set de María Antonieta de Sofia Coppola, un decadente ensueño europeo de colores pasteles, cristalería e hilera tras hilera de bombones. Las creadoras son Dadi y Federica Marinucci, madre e hija, que continuaron la tradición familiar. Ya establecidas como expertas del chocolate, ahora también hacen helados, todos producidos con verdadera fruta fresca. Hay sorbetes y, rescatando la manera en que tomábamos el helado en nuestra infancia, palitos. Nuestros favoritos: crema americana con bombones de chocolate y dulce de leche, y el palito de Pink Lemonade.
Vuelta de Obligado 1812, Belgrano.

Rapa Nui
Otra heladería de tradicion familiar, Rapa Nui tiene sus orígenes en Italia. Aldo Fenoglio se dedicaba a la elaboración de chocolate artesanal. Despues de la Segunda Guerra Mundial,  emigra a Bariloche y continúa la tradición familiar abriendo la primera chocolatería artesanal de Bariloche, llamada Tronador. Años después, su hijo Diego la transformaría en el conocido  Rapa Nui Chocolates y en 2009 tomaron la fantástica decisión de hacer helados. El de Marroc y el Gianduia de Torino (crema de avallenas italianas) son un manjar.
Arenales 2302, Recoleta.

El Polo
Ubicada en la esquina de Almirante Brown y Colón en Quilmes, El Polo es uno de los mitos heladeros de la zona sur. Entre su infinita variedad de gustos (¡69!), los conocedores recomiendan probar cualquiera de las ocho variantes de su dulce de leche. Enorme y familiar (imagínense todo lo contrario a una heladería boutique), El Polo es un imperdible para los fanáticos del helado.
Almirante Brown y Colón, Quilmes.

Scannapieco
Scannapieco casi no necesita presentación: fundada en 1938, es una de las heladerías más antiguas y conocidas de la ciudad. Si bien estuvo cerrada algunos años, en 2013 reabrió sus puertas en  Álvarez Thomas 10 para volver a deleitarnos con sus cremas heladas artesanales. Si nuestra recomendación no es suficiente, hay que decir que National Geographic la nombró una de las diez mejores heladerías del mundo. ¿Nuestros gustos favoritos? Todos, pero si nos obligan a elegir dos, el dulce de leche granizado y el chocolate holandés.
Alvarez Thomas 10, Palermo.

Monte Olivia
A pasos de la Plaza Arenales de Devoto, Monte Olivia es la heladería que seduce al barrio hace casi cincuenta años. Aparte de ser la David que venció al Goliat de las heladerías industriales (que, aunque intentaron abrir sucursales en su zona de influencia, tuvieron que irse al no poder torcer la fidelidad de los clientes), Monte Olivia es el lugar perfecto para tomar un helado tradicional y sentir que el tiempo se detuvo en los años 70. ¿Nuestra recomendación? La mousse de chocolate y el sambayón de almendras “bien borracho”.
Fernández de Enciso 3999, Devoto.

Esta es nuestra selección de heladerías de Buenos Aires. ¿Cuál sería su top 5?



Back to Top ↑