Pabli Stein

Arte - 26/09/2016

Stein emprende la tarea como un acto físico, confronta a la imagen inicial sobre la tela que al principio sirve de lecho para el amor y al final delimita la escena de un crimen, de un crimen pasional donde no interviene la razón ni el intelecto. Y en este punto vale abrir un paréntesis y decir que cuando el sistema de arte está gobernado por un conceptualismo que bordea lo impersonal, este gesto se lee como una declaración de principios. Sin embargo, tampoco se trata de un acto automático, puramente emotivo. Es cierto, se entrega a sus instintos, se deja llevar, se abstrae, se pierde. Pero la suya es una entrega consciente, si se quiere reflexiva, en la que el artista va examinando su propia práctica. En la que, como todo buen amante, permite que el tiempo transcurra suave, intenso…

M.S. Dansey

10-pabli-stein-seda-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

09-pabli-stein-no-place-to-fall-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

08-pabli-stein-3-chakras-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

07-pabli-stein-prada-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

06-pabli-stein-celeste-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

05-pabli-stein-nueva-virgen-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

04-pasarela-luz-acrilico-sobre-lienzo-200-x-130-cm

03-pabli-stein-sintitulo-iv-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

02-pabli-stein-sin-titulo-iii-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

01-pabli-stein-sin-titulo-v-acrilico-sobre-tela-200-x-130-cm

 

www.pablistein.com


Back to Top ↑