Los preservativos más simpáticos del mundo

Noticias - 18/07/2016
Para contrarrestar los tabúes relacionados con la sexualidad, un grupo de estudiantes taiwaneses fabrica preservativos con forma de frutas, sushis y cupcakes.

¿Hacer de los preservativos objetos cancheros y simpáticos gracias a un packaging en forma de frutas, sushis o cupcakes? Ese es el objetivo de un grupo de estudiantes de la Tainan University of Technology, en Taiwán. En ese país en el que la tasa de aborto es una de las más elevadas del mundo, la libertad de expresión alrededor del sexo sigue siendo un tabú, incluso en los servicios ginecológicos de los hospitales, como cuenta la periodista Clarissa Wei en Broadly. Por eso, las clases de educación sexual no dan suficiente información para el uso correcto del preservativo.

Ye Wu, directora del proyecto, explicó a Broadly: Queremos hacer que para la gente sea menos incómodo comprar preservativos. De hecho, en los negocios, son siempre los hombres los que los compran. La mayor parte del tiempo, las chicas se incomodan demasiado frente a la idea de comprarlos ellas. Creemos que si hacemos preservativos simpáticos, podemos cambiar esa situación. A los taiwaneses les encantan los objetos simpáticos.

Oops, la joven marca lanzada por las jóvenes mujeres, juega con la confusión con los productos imitados por la estética de los preservativos. Así, los falsos sushis están envueltos en una esterilla de bambú y los que tienen forma de fruta, en una red de plástico roja, tal como se venden las verdaderas frutas en los supermercados locales.

Responsabilización de las mujeres
Las estudiantes insisten en la responsabilización de las mujeres respecto de su propia anticoncepción, en lugar de dejar esa responsabilidad a los hombres. Además, dijeron que es difícil para las taiwanesas tener acceso a preservativos.

Su proyecto suscitó desconfianza por parte de algunos profesores, que pensaban que una marca de anticoncepción arruinaría su reputación. Pero el concepto fue poco a poco convenciendo gracias al argumento de la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual.

Y una de las integrantes de Oops concluye: “Después de todo, lo más importante en la vida, es la comida y el sexo. El sexo es necesario y a los taiwaneses les gusta mucho comer. Como la alimentación, los preservativos son una necesidad.”

 



Back to Top ↑