Fresco

por Luciana De Luca
Food & Drink - 13/09/2015

Si antes esto de que un gran nombre estuviera atrás de una marca y que le diera su impronta o personalidad era solo patrimonio de la moda; si las alianzas sólo parecían reservadas para las grandes tiendas (Lagerfeld para H&M; Issey Mikaye para Target; Diane von Furstenberg para Gap), la gastronomía viene a romper ese cerco. Diseño, gastronomía y coctelería se convierten, cada vez más, en caldo de cultivo para uniones que, además de generar furor foodie, abren ventanas de creatividad y proponen nuevas miradas, frescas e inéditas.

Así pasa con Fresco, una de las inauguraciones gastronómicas más esperadas y comentadas del año. Se anuncia con bombos y platillos: es la primera vez que un restaurante de comida rápida, pensado para los que trabajan y comen en el centro porteño, lleva la firma de un trío de pesos pesados de la industria. Cada uno en lo suyo representan lo mejor de lo mejor:

Fernando Trocca, chef de Sucre y Gaucho en Londres, estará al mando de la cocina. Tato Giovannoni es el bartender estrella, cocreador del gin Príncipe de los Apóstoles y host de Florería Atlántico. Horacio Gallo, responsable de la identidad de los proyectos gastronómicos más importantes de los últimos tiempos (Tegui, Oporto Almacén, Sudestada, Piso Tres), no solo estuvo a cargo del diseño interior, también diseñó el logo, los uniformes, la vajilla y el packaging (uno de los fuertes de Fresco será el takeaway). Y de yapa, el gran pastelero Próspero Velasco está a cargo de los panificados, postres y granolas, sin aditivos ni conservantes. Así está compuesto el dream team detrás de Fresco, que viene a traer una bocanada de aire puro al barrio de Monserrat.

 

La idea es valiosa porque (otra vez, novedad) no sólo propone comer rico y sano, sino que va un paso más allá: la carta se irá armando únicamente con productos de estación, 100 % frescos y, en su gran mayoría, naturales, con trazabilidad comprobada, después de una intensa búsqueda entre proveedores con fuerte compromiso green.

Los ideólogos, Eugenia Passini y Sebastián Pertiné, explican el por qué: “Teníamos clarísimo que queríamos ofrecer comida rápida, realmente rica y de calidad, hecha a base de productos de estación, con ingredientes de origen verificable y –algo importantísimo– sin fecha de vencimiento: lo que no se vende al final del día, se dona, y al día siguiente se empieza otra vez a cocinar con productos frescos. Porque la meta es que cada aspecto de Fresco genere un impacto positivo en la comunidad, explica Sebastián.

Eugenia suma federalismo: “El plan no es quedarnos con un solo local, sino lograr una cadena que a partir de 2016 llegue a otros puntos de la ciudad y, luego, a las capitales provinciales, para estar cada vez más cerca de esos productores locales que cuidan su tierra a conciencia y pueden ofrecernos productos naturales todo el año, que es con quienes nos interesa trabajar y a quienes vamos a presentar a través de nuestra web”.

El local tendrá entre 30 y 40 asientos, según la disposición final y el espacio de afuera, un jardín de invierno en el entrepiso y un patio interno, para ver el cielo mientras se almuerza, serán algunas de las comodidades de Fresco para sus clientes. Rico, canchero y de muy buena calidad: dos veces rico.



Back to Top ↑