¿El fin de la comida chatarra en EEUU?

Food & Drink - 16/11/2015

Un número creciente de americanos se están revelando en contra de la comida chatarra y le están empezando a dar importancia a la proveniencia de los alimentos. Quizás sea solo una estrategia de marketing pero las marcas más importantes de fast food están empezando a hacer importantes cambios. Atrasados en comparación con otras partes del mundo, ¿Estaría EEUU finalmente evolucionando y cambiando sus hábitos alimentarios?

A lo mejor una toma de conciencia está surgiendo en el país de las hamburguesas XXL. En septiembre se anunció que dentro de 10 años ninguna gallina en EEUU pondría un huevo enjaulada en criadores, que todas serían criadas al aire libre. McDonald’s (que tiene más de 16.000 restaurantes en EEUU) quiere escuchar las quejas de la población. ¿Sería este el fin de la junk food? La cual es parte de la cultura americana desde hace mucho tiempo. Lo vemos difícilmente realizable, sin embargo, la movida de McDonald’s demuestra que los consumidores realmente quieren otra cosa.

Un paso adelante
Con una tasa de obesidad de casi 35% de la población (según el Centre for Disease Control and Prevention) las autoridades siguen luchando por la salud pública. Para generar conciencia acerca del tema, Michelle Obama organizó en octubre un taller de jardinería con algunos alumnos de Washington en su huerta de la Casa Blanca. Creada en 2009, esta huerta fue parte de la campaña Let’s Move lanzada por la primera dama denunciando la obesidad juvenil. “Además de la junk food, las cadenas de fast food proponen formatos king size, es una combinación muy nociva” opina la socióloga especialista de los hábitos alimentarios Clémentine Hugol-Gential.

Alemania, hogar del primer McDonald’s 100% orgánico
El número uno de fast food tiene que adaptarse a las exigencias europeas, donde los ciudadanos tienen más consciencia acerca de la comida saludable. A fines de 2014 McDonald’s registró una baja del 1% en Francia y Alemania según Reuters. Para reconquistar a los consumidores alemanes, la cadena lanzó a principios de octubre su primera hamburguesa 100% orgánica. En Alemania, la gente es más avanzada sobre la cuestión de la comida orgánica. La comunicación y el marketing “verde” existen desde hace muchos años ya y las empresas las utilizan para seducir a los consumidores. Durante mucho tiempo el gourmand se opuso a saludable, este ya no es el caso.

Pero no parece realmente imaginable proponer hamburguesas orgánicas en EEUU, donde solo 3% de la carne de vaca producida es orgánica. Pero sí es posible pensar que poco a poco, las cadenas como McDonald’s, Taco Bell y otras van a tener querer adaptarse si la población estadounidense cambia su manera de comer.



Back to Top ↑