Blancarena: un almuerzo de 6 horas

por Florencia Tagino
Food & Drink - 21/12/2015

La experiencia en Blancarena es uno de los mejores almuerzos que  se pueden tener en muchos años. Ubicado en el balneario homónimo, a una hora de Colonia del Sacramento, se encuentra este edén culinario. Bajo la etiqueta de cocina de origen, la propuesta es simple: buenos productos, trabajar con la materia prima de la zona y pequeños productores locales, y comida simple pero rica. Muy rica.

Al pasar por la tranquera te reciben Fini y Blondo, los perros de la casa, se pasa por un claro y bajo la copa de los árboles hay mesas con manteles y flores frescas. Acto seguido viene Cali, una de los dos anfitriones, con una bandeja de Blancarena Sours (hechos con aguardiente de arándanos de Pablo en Nueva Helvecia y claras de huevo de la gallina que da vueltas por ahí). Hay pocas cosas más agradable que ser recibido durante el día con tragos, y estos tragos nada tienen que envidiarle a las mejores barras de Buenos Aires. Es verdaderamente buena coctelería.

 

En Blancarena todo es de producción local y casero. En la huerta orgánica de Cali y Juan crece desde tomate, lechuga y zapallo hasta una variedad de flores comestibles. Tienen sus propias ovejas, la gallina provee de huevos, y supo haber un ternero llamado Justin. El menú se arma en base a lo que haya cada temporada, y todo de la zona, así se genera una comunidad de colaboración e intercambio de trabajo. Para tener los ingredientes de cada menú hacen compras en diecinueve lugares distintos, asegurándose de la calidad y proveniencia de los productos.

Mabel y Hugo producen pasas de uva e higos secos, que son típicos de la zona; la pesca está a cargo de José y Mari, que salen regularmente al río ; el aceite de oliva, las aceitunas son de Cufré y Brigitte y Daniel de Colonia Valdense, se dedican exclusivamente a la producción de queso azul. Los vinos son también locales y se presentan sin etiqueta, algo que ellos acuerdan con cada bodega. La prioridad es el producto en sí, no el marketing que alguna marca pueda llegar a tener.

 

Mientras Juan está en la cocina, Cali trae las entradas y explica de dónde proviene cada una de las cosas que sirven. Pate de hígado de pollo, pan focaccia con aceitunas, scons de parmesano, croquetas de acelga y patí, que pescaron José y Mari, el queso azul de Brigitte y Danuel y los higos secos de Mabel acompañados de salsa de zuchinni con menta, limón y parmesano, chutney de durazno y mayonesa picante.

El próximo trago fue el Blancarena Tennessee, preparado con Jack Daniels. Es lo único en todo el menú que lleva algún ingrediente no producido localmente, y por esta misma razón es que ya no está en la carta. Por suerte tuvimos la oportunidad de probarlos, otro homerun. El segundo plato fue una sopa de calabaza, naranja y cardamomo servida con pan de chicharrón y queso.  Si en ese momento decían “gracias por venir”, nos íbamos felices, pero esto fue solo la punta del iceberg. Cabe mencionar que a estas alturas nos entregamos completamente, y aceptamos todas las sugerencias de la casa, por lo cual cuando llegó Cali con una botella de vino, un Syrah de la zona, no hicimos más que extender nuestra copa y brindar con el resto de la mesa. El plato principal, un pastel de ternera (sí, Justin) y zanahoria boniato, es una absoluta delicia.

 

Bajo los árboles hay hamacas paraguayas con libros disponibles para los que quieren comer el postre más tarde y relajarse. En nuestro caso, optamos por una manta al sol para probar el próximo vino sugerido por la casa, un Merlot, y prepararnos para el postre: merengue cocido con helado de arándanos y duraznos, frutillas y arándanos al chulengo con pimienta de Jamaica, seguido de té de cedrón, ralladura de naranja y miel.

La próxima vez que crucen el charco no duden en visitarlo, pero llamen antes, ya que solo toman doce comensales por vez y debe hacerse reserva previa. Blancarena recibe un indiscutido pulgar para arriba, por sobre todas las cosas porque es verdaderamente una experiencia muy especial, y el amor y dedicación de Juan y Cali están presente en todo momento y en cada detalle.

 

Qero_Logotipo_1_fondos_claros            logo-chico-style



Back to Top ↑